^_^



Nelly van Doesburg


FUENTE: http://www.snap-dragon.com/nelly_van_doesburg.htm


Nelly van Doesburg from the catalogue for the Piet Mondrian Centennial Exhibition, Guggenheim Foundation, 1971


Some Memories of Mondrian


"This brings us to the question of Mondrian's relation to women. Although he was in his fifties when I knew him in Paris, the subject of women was ever on his lips. He would interrupt any type of conversation in order to comment with boyish enthusiasm upon the physical attractiveness of some admired example of the opposite sex. His taste was catholic in this respect, ranging from the refined beauty of a number of female acquaintances to the more direct appeal of pin-up posters. 6 He was completely captivated by the charms of Mae West, who at the time was quite young, but nonetheless used artificial make-up in a way that Mondrian found attractive. Indeed, his ideal wife would have been precisely this kind of youthful love goddess, whose chief virtue of character would be the patience to spend long hours in a corner of his pristine studio knitting or watching him paint — a Mae West in crinolines, so to speak. Perhaps Mondrian himself realized that these two ideals were difficult to combine, as his often repeated disappointments in love graphically illustrated. Like Brancusi, whose personality was otherwise so different and who was much less inhibited in his enjoyment of female company, Mondrian had adopted a pattern of life which did not allow any realistic prospect of ordinary domestic relationships. Each of these artists was so devoted to his profession that there was, in fact, little room left over in their lives for the daily companionship of any woman. It is as difficult to imagine any ordinary woman feeling comfortably at home either in the sparsely furnished atelier of Mondrian or amidst the clutter of statuary with which Brancusi surrounded himself. This is not to say that Mondrian did not feel a need for female companionship. Its absence in his life, I sensed often, was regretted deeply by Mondrian and came as close as anything could to constituting a personal tragedy. To some extent this unfulfilled need was relieved by the attention of various female acquaintances and friends, such as two Polish girls living in Antwerp who occasionally would visit him in Paris and share an evening of dancing with him. Yet, something always seemed to "happen" which prevented the creation of more lasting bonds. Probably underneath it all such bonds would have been felt to constrict him as an artist, and, in any case, it would have taken an extraordinary type of woman to adapt to the life provided by Mondrian."

fantasy land






























Play G por Grupo Micropolíticas de la desobediencia sexual

Play_G: Máquinas porno-geométrico-deseantes.

Las investigaciones de Adriana Minoliti comenzaron por la pregunta cuestionadora a la ausencia del cuerpo femenino en la pintura metafísica. Una pregunta política de carácter historiográfico que reveló la intensidad de una realidad compartida: en las imágenes los silencios también se pronuncian en la lengua totalizadora del deseo heteronormado, obturando o invisibilizando otros deseos posibles. Desde entonces Minoliti extiende en su obra sus observaciones sobre la sexualidad de las formas en el mundo de la representación. Pero estas preguntas, aquí agitadas, no buscan centrarse en la identificación normada de esos sentidos, sino en experimentar la erótica de la geometría multiplicando su potencia deseante, desbordando y extrañándose de la corporalidad humana como único campo posible de placer. Esta geometría sexy funciona como un striptease político que suavemente, por un lado, deja caer el velo que cubre a la historia del arte como un aparato discursivo sin cuerpo y sin deseo, disputando la aparente inocencia de las formas construida en la historia de las imágenes, y por otro, revela la participación del arte en la complejidad de los dispositivos de producción de cuerpos sexuados.
En la producción de Minoliti PLAY_G opera como un artefacto sexomutante que trafica revoltosa y promiscuamente imágenes y referencias de la historia del arte y de la pornografía, de la decoración de interiores y los computer graphics de los ochenta, del diseño y las sexualidades cuir, descalzándolas de sus enclaves disciplinarios normalizados. En los potentes montajes y desamarres que hace proliferar, PLAY_G desarma y estalla la dura estabilidad de las reparticiones binarias entre naturaleza/cultura, cuerpo/tecnología, concepto/experiencia, modelo/copia, masculino/femenino. Trabaja desde un programa de crítica sexopolítica al orden naturalizado de lo visual, pero también de revuelta y explosión de los placeres sobre otros campos de la existencia, como la arquitectura, la decoración y la propia historia como relato.
En el trabajo de Minoliti los cuerpos operan como territorio de proliferación nómade de fragmentos que interrumpen y desarman su unidad anatómica y llaman a interrogar, allí donde la inesperada intrusión de la geometría o el diseño deshace dicha unidad, las lógicas de poder que los producen (políticamente) como cuerpos sexuados o, mejor, heterosexuados. En tal sentido, PLAY_G interpela desafiantemente la matriz sexopolítica del régimen heterosexual en su producción disciplinaria de los cuerpos, las mismas condiciones de inteligibilidad por las que un cuerpo se vuelve pensable o enunciable (y vivible). Pero para Minoliti no se trata solamente de advertir que los cuerpos son el resultado de tecnologías políticas que los producen. En PLAY_G los cuerpos devienen artefactos porno-maquínicos, cyborgs porno-geométricos, monstruos geométrico-orgásmicos. El entorno doméstico del living y el dormitorio, el mobiliario y la geometría, el animal print y las tramas de diseño, no constituyen un mero paisaje o fondo para los cuerpos. En PLAY_G nada tiene que ver con una sumatoria yuxtapuesta, parte-por-parte. Por el contrario, cuerpos, geometría y espacios se habitan recíproca y promiscuamente. La geometría se vuelve dispositivo libidinal, carne, pulso. PLAY_G habilita devenires post-humanos de los cuerpos que, a la vez que desarman sus ordenamientos sexopolíticos normalizados (cuirizándolos), agitan la pregunta por sus potencias (por lo que un cuerpo puede).
La G abierta en el título constituye una invitación a explorar estos extrañamientos de lo humano. PLAY_G podría leerse rápidamente como "Play Girl", como una inversión de Play Boy. Pero Play Boy no es PLAY_B. Al mantener la G abierta Minoliti no solo advierte sobre los rígidos binarismos que operan en la producción sexogenérica de los cuerpos, sino que al mismo tiempo pone en evidencia las asimetrías de poder entre los dos polos del par binario y el lugar de enunciación privilegiado del varón heterosexual en el control y la administracion de lo posible representado. La G abierta inaugura un campo de virtualidades no previsibles a priori que, lejos de quedar clausurado en las lógicas prescriptivas de la representación, reactiva la apuesta de los feminismos radicales al articularse como plataforma política desde donde problematizar las epistemologías dominantes y sus mecánicas de poder / saber.
PLAY_G diagrama su productividad poético-política en la desterritorialización proliferante de máquinas deseantes contrasexuales (post-humanas, inclasificables), que apuesten a explorar los límites de lo deseable y lo imaginado, invitándonos en esa apertura a un devenir mas allá de las formas, humanas o geométricas. Se trata de interrogar y agitar nuevas posibilidades del cuerpo, del placer, de la erótica y de las subjetividades, por movilizar la invención imaginante en un devenir y un por-venir de cuerpos-porno-geométricos posibles, donde se extiendan de manera incontrolable los placeres.
Grupo Micropolíticas de la desobediencia sexual
Grupo de investigación dirigido por Fernando Davis e integrado por Fermín Eloy Acosta, Fernanda Carvajal, Nicolás Cuello, María Disalvo, Fernanda Guaglianone, Laura Gutiérrez y Alejandro Paiva, con sede en la Facultad de Bellas Artes de la Universidad Nacional de La Plata. La investigación propone el estudio de las representaciones de sexualidades no normativas en las prácticas artísticas contemporáneas, en las artes visuales, la performance y la producción audiovisual y multimedial, desde las perspectivas teóricas y metodológicas de los feminismos y la teoría queer. La noción de “desobediencia sexual” apunta a pensar las estrategias poético-políticas mediante las cuales estas prácticas ponen en cuestión los ordenamientos de saber / poder de la biopolítica en la producción y control de los cuerpos. Éstos constituyen el territorio privilegiado de inscripción de la norma, pero a la vez operan como potencias políticas, lugares de resistencia crítica, de invención de torsiones contra-disciplinarias y de movilización de nuevos procesos de subjetivación disidente.

playground

arenero con "juegos"

ABORTO. TU DECISIÓN. INFORMATE

ABORTO. TU DECISIÓN. INFORMATE
Folleto sobre utilización del Oxaprost. Descargar aquí